Concentración de las auxiliares de servicio a domicilio para exigir mejora en sus condiciones laborales

Hoy 11 de diciembre se ha concentrado a las 12h frente al ayuntamiento de Burgos y representando a la Plataforma de Trabajadoras de S.A.D., las auxiliares de servicio a domicilio para exigir una mejora de sus condiciones laborales en el medio rural, para exigir que se aplique de una forma eficaz la ley de Prevención de riesgos laborales, que se tenga en cuenta la reducción de la edad de jubilación y exigir que no se privatice los servicios que prestan en los pueblos y localidades pequeñas.

Durante la concentración han leído el siguiente comunicado:

«Hace una año que comenzamos esta lucha, salimos en prensa, nos reunimos en dos ocasiones con Diputación, hicimos llegar nuestros problemas a alcaldes, asociaciones, mancomunidades.

Tomamos contacto con otras compañeras de la provincia de Burgos, y después de todo, hemos llegado hasta aquí.

Ha sido un año de lucha, pero las ganas de mejorar las condiciones de nuestro trabajo nos han hecho seguir adelante, y llegados a este punto y después de mucho pensarlo, hemos decidido crear una plataforma de trabajadoras de ayuda a domicilio (SAD) de la provincia de Burgos.También el hecho de que nuestras compañeras de toda España, se habían rebelado contra todas estas malas condiciones de trabajo, algunas de ellas incluso yendo a Madrid a dormir a las puertas del Ministerio de Trabajo, a la espera de ser recibidas por la vicepresidenta del gobierno, Yolanda Díaz, la cual llegó a darles una fecha para recibirlas y luego no cumplió su promesa, por lo que durante 26 días con sus correspondientes noches, con el sol,frío, lluvia y viento han permanecido ahí para luchar por nuestros derechos, y les damos gracias por haber comenzado esta lucha, porque estas actuaciones han dado pie a que nosotras las sigamos, las apoyemos y agradezcamos inmensamente lo que ha hecho durante estos 26 días y les decimos que queremos seguir luchando.

Luchamos porque se revisen nuestros convenios.

Luchamos, porque nuestras enfermedades profesionales se reconozcan como tales y no como enfermedad común.

Luchamos porque queremos una jubilación a los 60 años y no a los 67, no nos vemos con esta edad cuidando de nadie cuando estamos más para que nos cuiden.Son trabajos duros, tenemos que movilizar personas, solamente con nuestros cuerpos y nuestras manos y eso año tras año va debilitando nuestra salud.

Luchamos porque no se privatice el servicio.

Queremos expresar nuestro descontento con las empresas privadas, a las que diputación les entrega la concesión para gestionar el servicio de ayuda a domicilio, empresas que no nos pagan lo que nos deben, que limitan nuestros derechos y se quedan con lo que es nuestro y se van.

Queremos que el servicio lo lleve diputación directamente y que el dinero que se presupuesta se gaste en los usuarios y las trabajadoras y no se lo lleve la empresa privada.

La administración sube el precio hora a la empresa y a las trabajadoras no nos llega ni un euro.

Luchamos porque los pliegos de condiciones se actualicen, pues se han quedado obsoletos.

Luchamos porque se tenga en cuenta el tiempo que perdemos en los itinerarios y cuente como tiempo trabajado, cotizando a la Seguridad Social.

Porque se tenga en cuenta la subida de combustibles, no podemos estar cobrando el mismo precio el kilómetro que hace muchos años.

No queremos adelantar 2 meses nuestro dinero para llenar el depósito, ya adelantamos nuestro trabajo.

Luchamos porque queremos un plus de peligrosidad.

Y se tengan en cuenta las condiciones de las vías por las que transitamos, las inclemencias meteorológicas y la salida de animales.

Luchamos porque se tengan en cuenta nuestras jornadas completas.

A jornadas parciales, precariedad, bajos sueldos, mala calidad de vida.

A jornadas partidas, no podemos conciliar con la vida personal.

Trabajamos, mañana, tarde y noche, como se dice ahora 24/7, 24 horas al día los 7 días de la semana.

Con jornadas parciales, no llegaremos nunca a jubilarnos.Como dijeron nuestras compañeras gallegas «somos trabajadoras pobres y seremos jubiladas más pobres aún».

Luchamos porque nuestro salario mínimo interprofesional que está en 870 euros, se equipare al resto de trabajadores que está en 965 euros.

Porque el trabajo en el entorno rural es escaso y cuando se habla de trabajo para las mujeres además es muy mal pagado y mal considerado y porque queremos vivir en nuestros pueblos, pero no ser ciudadanos de tercera.

Porque si las personas mayores y/o dependientes quieren permanecer en sus casas durante más tiempo necesitan de ayuda y porque nuestro trabajo es uno de los que asientan población en los pueblos.

Porque para una vida digna en el pueblo es necesario un trabajo digno, con un salario digno y así usuarios y trabajadoras tendremos una mejor calidad de vida.

Por esto y por otras muchas cosas, luchemos luchemos, luchemos.»

A %d blogueros les gusta esto: